Los estudiantes que se convirtieron en ganadores de la lotería de Navidad

En el 2015 fueron los estudiantes del instituto de Laujar de Andarax quienes se convirtieron en protagonistas al se los ganadores de la lotería de Navidad. Era ya una tradición en el pueblo. Los estudiantes de este instituto de Almería hacían todos los años un viaje de fin de curso y para ello compraban centenas de décimos de lotería que luego repartían por el pueblo en forma de participaciones para conseguir así recaudar dinero para su viaje. Como cada año, en el 2015 también se cumplió esa tradición. El número elegido por los alumnos fue el 79.140. Compraron 800 décimos y luego fueron de puerta en puerta vendiendo participaciones por el pueblo. Casi todos los 1.000 habitantes compraron alguna participación de lotería y cuando se conoció que el número comprado por los estudiantes había sido el ganador del Gordo, nadie se lo podía creer.

Dolores Rodríguez es la dueña de la cafetería del Instituto y estaba trabajando ese día ya que aún había clases y de hecho ese 22 de diciembre era el día que se entregaban las notas. Cuando le dijeron que el Gordo de Navidad terminaba ese año en 40, ella pensó: “algo habrá caído”. Pero cuando descubrió que era el mismo número que el que habían vendido los alumnos echó cuentas y llegó a la conclusión que había ganado 400.000 euros de la noche a la mañana. "Madre mía, cuando nos hemos dado cuenta de que teníamos el Gordo, se ha armado la de San Quintín", afirma entre risas.

Casi todas las familias del pueblo fueron beneficiadas por el Gordo que quedó bien repartido en forma de pequeñas participaciones. Si alguien no había comprado, su primo, tío o mejor amigo sí que lo tenía. Ahora, años más tarde, en el pueblo se ha notado la inyección de más de 300 millones de euros de los ganadores de la lotería de Navidad. Se ven coches nuevos, muchas casas están reformadas e incluso varios de los jóvenes que habían comprado décimos enteros de lotería se aventuraron a abrir negocios por el pueblo de 1000 habitantes (y que en verano llega a los 1.600). Otra de las ventajas de ser uno de los pueblos ganadores de lotería de Navidad es que los estudiantes del instituto de Laujar de Andarax no tendrán que preocuparse nunca más por vender sus participaciones para recaudar dinero ya que ahora personas de toda España se desplazan hasta el pueblo para comprar su décimo. Laujar de Andarax entró en la lista de los indispensables para los que hacen cada año turismo y visitan los pueblos ganadores de la lotería de navidad y aprovechan para comprar un décimo que, quizás, puede volver a ser el afortunado.