¿Cómo funciona el sorteo de Navidad?

 
 

Desde hace más de 200 años que el sorteo de Navidad se celebra exactamente de la misma forma y el mismo día: en la mañana del 22 de diciembre.

Desde hace más de 200 años que el sorteo de Navidad se celebra exactamente de la misma forma y el mismo día: en la mañana del 22 de diciembre. El local del sorteo fue variando pero lo que nunca ha cambiado es que cada año los niños de San Ildefonso (antiguamente un colegio para huérfanos) sortean los números y sus correspondientes premios y cantan el resultado para el público. Hasta 1984 solo lo hacían niños del sexo masculino pero ese año Mónica Rodríguez fue la primera niña en cantar en el sorteo, además tuvo suerte y le tocó cantar el premio de 25 millones de pesetas. Es habitual que los ganadores del Gordo donen un parte de su premio para el colegio de San Ildefonso.

El sorteo es todo un evento nacional. La televisión pública lo emite en directo, así como otras cadenas privadas, radios y plataformas de internet.

Para el sorteo de Navidad si utilizan dos bombos. En el primero están incluidos todos los número existentes de 5 dígitos (del 00000 al 99999) y en el segundo, un total de 1807 bolas con los premios. De todas las bolas hay 13 que son especialmente importantes por los premios que contienen: 1 es para el Gordo, otra para el segundo premio y otra bola para el tercero. El cuarto premio le toca a dos números y hay 8 bolas para el quinto premio. Las demás 1.794 bolas que se encuentran en ese bombo corresponden a montantes pequeños de dinero, son las conocidas como “Pedreas”.

Esa mañana de diciembre el sorteo discurre de la siguiente forma: un niño extrae una bola del bombo de los números y a continuación otro hace lo mismo con el premio. Acto seguido otros dos niños son los encargados de cantarlas e introducirlas en los alambres. El sorteo de Navidad termina cuando ya no quedan bolas en el bombo de los premios. La duración del evento es variable aunque suele durar sobre 3 horas. Nunca se sabe si “el Gordo” saldrá al principio o al final del sorteo y por eso muchos españoles pasan la mañana del 22 de diciembre pendientes de los niños de Ildefonso.

Cada bola mide 18,8 milímetros y pesa exactamente 3 gramos. Los números se inscriben en la madera a través de la tecnología laser para que no hayan diferencias en el peso de cada una de las pelotas. La posibilidad de ganar el Gordo es de 1 en 100.000, es decir de un 0,001%.